17.6 C
Necochea
28 enero, 2023
ARGENTINA & EL MUNDO

“20 Days in Mariupol” muestra con crudeza los horrores de la guerra en Ucrania

20 días en Mariupol
La vista de un edificio de apartamentos dañado durante un fuerte enfrentamiento en Mariúpol, en la región de Donetsk controlada por los rusos en el este de Ucrania, el 5 de enero de 2023 (Foto AP/Alexei Alexandrov) (Alexei Alexandrov/)

El videoperiodista de The Associated Press Mstyslav Chernov había logrado salir de Mariúpol después de cubrir los primeros veinte días de la invasión rusa a esta ciudad ucraniana y se sentía culpable por dejarla. Él y sus colegas, el fotógrafo Evgeniy Maloletka y la productora Vasilisa Stepanenko, habían sido los últimos periodistas ahí, enviando despachos cruciales desde una ciudad totalmente sitiada.

Al día siguiente, un teatro con cientos de personas resguardándose dentro fue bombardeado, y sabía que nadie estaba ahí para documentarlo. Entonces, Chernov decidió que quería hacer algo más importante. Había filmado treinta horas de video en sus días en Mariúpol. Pero la mala calidad del poco internet que tenían hacía que fuera extremadamente difícil exportar las imágenes. En total, cree que solo cuarenta minutos lograron salir al mundo.

“Esas imágenes que salieron fueron muy importantes. Llegaron a AP y después a miles de medios”, dijo Chernov. “Pero tenía mucho más… pensé que debía hacer algo más. Debía hacer algo más con esas treinta horas de registros para contar más, en contexto, para mostrarle al público la dimensión de lo sucedido”.

Te puede interesar: “Roger Waters o cómo aprovechar el gran legado de Pink Floyd para difundir sus ideas políticas”

Chernov decidió que quería hacer un documental. El filme 20 Days in Mariupol (aún sin título en español), un proyecto conjunto entre The Associated Press y la serie Frontline de PBS (Public Broadcasting Service, la televisión pública de Estados Unidos), se estrenó en el Festival de Cine de Sundance en Park City, Utah, donde es una de las películas en competencia.

Demolición definitiva de un edificio destruído por los bombardeos rusos en Mariupol, Ucrania, el 24 de diciembre de 2022 (Foto: REUTERS/Pavel Klimov)
Demolición definitiva de un edificio destruído por los bombardeos rusos en Mariupol, Ucrania, el 24 de diciembre de 2022 (Foto: REUTERS/Pavel Klimov) (PAVEL KLIMOV/)

El cineasta sabía que había muchas maneras de contar la historia, pero pronto decidió mantenerla contenida en esos sobrecogedores primeros veinte días en los que él y sus colegas estaban en el terreno de combate para evocar la sensación claustrofóbica de estar atrapado. También eligió narrarlo él mismo y contar la historia como la contaría un periodista.

“Este es un lente por el que vemos las historias de los residentes de Mariúpol, la muerte, su sufrimiento, la destrucción de sus hogares”, dijo. “Al mismo tiempo sentía que lo podía hacer. Que tenía permitido hacerlo porque soy parte de la comunidad. Nací en el este de Ucrania, y (un) fotógrafo que trabajó conmigo nació en la ciudad que está junto a Mariúpol, la cual quedó ocupada. Así que esta es nuestra historia, también”.

Como empleado de AP, Chernov estaba extremadamente consciente de mantener la neutralidad y de ser imparcial.

20 días en Mariupol
Mstyslav Chernov, director de “20 Days in Mariupol”, estrenada en el Festival de Cine de Sundance que se realiza en Park City, Utah, Estados Unidos (Foto: Taylor Jewell/Invision/AP) (Taylor Jewell/)

“Está bien contarle al público sobre tus emociones”, dijo. “Simplemente es importante no permitir que esas emociones dicten lo que muestras y lo que no… Y aunque fue narrado por mí, traté de mantenerlo justo”.

También enfrentó reacciones diferentes al hecho de que él y sus colegas estuvieran en el terreno de los ataques. Algunos les agradecieron por hacer su trabajo. Otros los llamaron prostitutos. Algunos médicos los instaron a grabar escenas gráficas de heridos y niños muertos para mostrarle al mundo lo que había ocurrido.

Después de que Chernov dejó Mariúpol y finalmente pudo actualizarse con las noticias del mundo, le sorprendió el efecto que parecían haber tenido sus imágenes. Siguieron en contacto con gente que conocieron durante su tiempo ahí. Algunos se habían marchado, otros no, y se preguntaban si habían afectado sus vidas.

20 días en Mariupol
Mstyslav Chernov, tercero de derecha a izquierda, junto a, de izquierda a derecha, el vicepresidente de noticias de AP Derl McCrudden, la productora Vasilisa Stepanenko, el fotógrafo Evgeniy Maloletka, la productora/editora Michelle Mizner y la editora en jefe y productora ejecutiva Raney Aronson-Rath (Foto: AP/Chris Pizzello) (Chris Pizzello/)

Algunos les dijeron que sus familiares los habían localizado por las imágenes, o que habían logrado conseguir ayuda. Los médicos y los oficiales dijeron que fue más fácil negociar el corredor humanitario para la ciudad.

“No sé qué tanto de eso es por nuestras imágenes, o cuánto de eso es simplemente lo que ocurre”, dijo Chernov. “Pero simplemente me gustaría creer que sí hicimos una diferencia, porque creo que de eso se trata el periodismo, de informar a la gente para que tomen ciertas decisiones”.

Otra misión para él fue proporcionar evidencia histórica de posibles crímenes de guerra. Chernov está bastante consciente de que esa guerra ni siquiera es historia ahora. Es una dolorosa realidad en desarrollo.

20 días en Mariupol
Dos familiares lloran sobre el ataúd de un soldado ucraniano, durante un funeral celebrado en la Catedral de San Miguel en Kyiv, Ucrania, el 14 de enero de 2023 (Foto: AP/ Efrem Lukatsky) (Efrem Lukatsky/)

En Sundance ha podido ver la película, editada por Michelle Mizner de Frontline, dos veces con público. El filme fue ovacionado en su estreno. Y en una función posterior, Chernov conoció a varios miembros del público, quienes le dijeron que eran de Mariúpol y que sus familiares estaban escapando de la ciudad sitiada al mismo tiempo que él. En los cines había asesores para el caso de que alguien necesitara apoyo por las imágenes tan crudas.

“Esperaba que tuvieran respuestas emotivas y así fue. Pero al mismo tiempo ver a la gente llorar es difícil”, dijo Chernov. “Cuando llevas al público durante noventa minutos a este caos, este desastre y esta violencia, existe el riesgo de que la gente se sienta demasiado sobrepasada, e incluso se retraiga ante la cantidad de violencia”.

“Simplemente quieres mostrar cómo fue realmente”, agregó. “Ese era el reto principal al tomar decisiones cuando armamos la película. ¿Cómo muestras la gravedad y al mismo tiempo no ahuyentas al público?… Ya hemos tenido dos funciones y la respuesta del público es muy fuerte. La gente está llorando, la gente está deprimida y expresa toda una variedad de sentimientos, de furia a tristeza y dolor. Eso es lo que busca un cineasta. Pero al mismo tiempo, me di cuenta de que probablemente eso no es fácil para todos”.

Ahora Chernov solo piensa en volver a trabajar.

“Quiero regresar”, dijo. “Después de Sundance regresaremos e iremos al frente”.

Fuente: AP

Seguir leyendo

El patrimonio cultural ucraniano se enfrenta a la destrucción

Casi 70 obras de arte de Ucrania viajaron a España para ser preservadas de los bombardeos rusos

¿Cómo piensa Putin?: 4 libros revelan la verdadera cara del polémico líder ruso

Related posts

Una madre puede ser un mar pero también un monstruo: los cuentos de Ana Montes

Rectora de San Marcos descartó su renuncia: “Hay un grupo de poder político que está detrás de todo esto”

Cómo se vería afectada la credencial de elector por el plan B, según el INE