24.7 C
Necochea
28 enero, 2023
ARGENTINA & EL MUNDO

¿Otra década perdida?

 Es tal la polarización y la capacidad de veto de unos pocos republicanos en la Cámara que cualquier acuerdo con los demócratas va a ser imposible. REUTERS/Jonathan Ernst
Es tal la polarización y la capacidad de veto de unos pocos republicanos en la Cámara que cualquier acuerdo con los demócratas va a ser imposible. REUTERS/Jonathan Ernst (JONATHAN ERNST/)

Después de unos días en Washington y hablando con distintas personas de ambos partidos, republicanos y demócratas, tres cosas me quedan claras. La primera es que poco o nada se va a lograr este año en el Congreso. Es tal la polarización y la capacidad de veto de unos pocos republicanos en la Cámara que cualquier acuerdo con los demócratas va a ser imposible.

Y esto lleva a volver plausible algo que hasta poco era impensable, que Estados Unidos caiga en default de deuda como Argentina cada tres años y como Brasil o México en décadas pasadas. Se necesita una aprobación del Congreso para evitarlo y es posible que en la Cámara no se apruebe y se llegue a ese desastre económico.

Si bien este escenario es apenas una especulación, el hecho de que ya se hable, muestra una disfuncionalidad en el sistema de gobierno y de poderes en Estados Unidos, que no se había visto desde la guerra civil, que comenzó en 1860, cuando el sur del país quiso separarse.

Esto escenario y esta realidad me lleva a las otras dos conclusiones en este viaje. La segunda es que nada se va a lograr en el congreso con una excepción: que el tema tenga que ver con la batalla geoestratégica con China. Este tema es el único que une a republicanos y demócratas y es el único que puede movilizar legislación que sea aprobada en ambas cámaras.

FOTO DE ARCHIVO: Las banderas de China y de Estados Unidos fundidas en una impresión en papel, en esta imagen de ilustración tomada el 27 de enero de 2022. REUTERS/Dado Ruvic
FOTO DE ARCHIVO: Las banderas de China y de Estados Unidos fundidas en una impresión en papel, en esta imagen de ilustración tomada el 27 de enero de 2022. REUTERS/Dado Ruvic (DADO RUVIC/)

Si un país o un sector empresarial quiere lograr algún tipo de beneficio debe estar ligado a este tema obviamente en beneficio de los intereses de Estados Unidos, que en muchos casos también son los nuestros pues compartimos principios y valores democráticos.

Y volviendo al primer asunto discutido, la única razón por la cual el grupo de republicano radicales votaría para aumentar el límite de la deuda y evitar el default y en la deuda norteamericana es precisamente que el único beneficiario será China pues el yuan, su moneda, podría volverse moneda de referencia junto con el euro y así competirle al dólar y desde luego a Estados Unidos en esa supremacía que sin duda es quizás la mayor ventaja competitiva que aún tiene.

Y el tercer hecho que me queda claro es el tema del nearshoring que ahora si se va a convertir en la gran oportunidad de América Latina si hacemos las cosas bien. Lo cierto es que ahora si las grandes empresas americanas se dieron cuenta que el actual Presidente, y por ende los demócratas, no iba a cambiar la política hacia China y volver al pasado de coexistencia pacífica y valga la pena decir ingenua. Entonces, ahora si están tomando en serio la necesidad de crear una nueva logística más cercana, que limite su exposición en China y que los haga resilientes a las crisis que este país tuvo y va a tener.

La pandemia del Covid mostró dos cosas. Primero, la fragilidad de las líneas de abastecimiento y el riesgo de tener todos los huevos en una sola canasta. La reacción de China al cerrar el país mostró como una nación bajo un régimen político autoritario puede poner en riesgo los negocios. Y segundo que no hay seguridad jurídica alguna como dejó claro la violenta toma de Hong Kong o las decisiones del líder, Xi Jing Ping, en contra de Tencent y de Alibaba.

Una mujer con mascarilla tras una barrera que rodea un área residencial durante la cuarentena por COVID-19 en Shanghái, Chinal el 14 de abril de 2022. REUTERS/Aly Song
Una mujer con mascarilla tras una barrera que rodea un área residencial durante la cuarentena por COVID-19 en Shanghái, Chinal el 14 de abril de 2022. REUTERS/Aly Song (ALY SONG/)

Las empresas no se van a salir de China, necesitan ese mercado. Pero si van a montar líneas de suministro paralelas. Y ahí es donde debería jugar Latinoamérica. De la región por proximidad geográfica y tamaño de mercado interno cuatro países deberían llevarse gran parte de esta inversión, México, Colombia, Venezuela y Perú. ¡Que y tal! Los cuatro países modelo en crisis, en populismo del Siglo XXI y en desgobierno.

La inversión sigue llegando a México a pesar de López Obrador. Perú con la crisis malgasta el gran momento pues podría generar algo similar a lo que ya hizo con alimentos en los pasados 10 años pero ahora en industria. Venezuela es una mafia en el gobierno y no hay ni estado ni ley. Y Colombia con un Presidente que dice que el petroleo es peor que la coca pues pocos quieren invertir. La incertidumbre que existe frente al futuro de Colombia va a frenar esas inversiones por lo menos dos o tres años si el país no empeora.

Pero hay que crear condiciones. Primero entender que esa inversión genera impuestos, genera empleo formal, genera transferencia de conocimiento y genera ecosistemas que crecen y que producen riqueza para todos. Si se desideologiza el manejo económico y se crean las condiciones en materia de impuestos, de costo y confiabilidad energética, de calidad del empleado -Colombia tiene una inmensa ventaja en esto- y de logística, las empresas vienen.

Desafortunadamente, la crisis de Perú y el manejo ideológico de la economía por parte de Gustavo Petro crean un freno, reversible eso si, a las masivas inversiones que van a llegar a la región. A México por proximidad, costos y mercado interno van a seguir llegando así el desastre de López Obrador en temas como la energía o el maíz generen tremendos conflictos en las relaciones comerciales entre los dos países.

De Venezuela ni hablar. Allá solo llegan a hacer negocios los mafiosos o el embajador de Colombia, Armando Benedetti. Ese país ya es la Somalia de América Latina, un Estado fallido con una “narcocracia” a cargo del poquito Estado que tienen a su cargo.

Perú y Colombia pueden reindustrializarse y ser una base de exportación como nunca pensaron hacia el mercado más grande del mundo. Hoy no lo son y al contrario toman decisiones que ahuyentan al sector privado. Las reformas de pensiones, salud y trabajo en Colombia alejan a cualquier empresario que fácilmente encuentra otros países con mejores condiciones.

Y la inestabilidad en el Perú, si se resuelve, puede llevar a que ese país, que ya hizo el trabajo en materia agrícola, lo haga en industria y servicios y se quede con gran parte de esa inmensa torta de desarrollo económico que debería venir para la región.

La gente participa en una manifestación antes de dirigirse a Lima para reunirse con manifestantes de todo el país para la marcha de la 'captura de Lima', pidiendo la renuncia de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, tras el derrocamiento y arresto del expresidente Pedro Castillo, en Cusco. , Perú, 18 de enero de 2023. REUTERS/Paul Gambin SIN REVENTAS. SIN ARCHIVOS
La gente participa en una manifestación antes de dirigirse a Lima para reunirse con manifestantes de todo el país para la marcha de la ‘captura de Lima’, pidiendo la renuncia de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, tras el derrocamiento y arresto del expresidente Pedro Castillo, en Cusco. , Perú, 18 de enero de 2023. REUTERS/Paul Gambin SIN REVENTAS. SIN ARCHIVOS (STRINGER/)

¿Cómo los 80 esta será otra década perdida? Entonces por el malgasto, la corrupción y el endeudamiento masivo. ¿Esta por corrupción e ideologización en el manejo de la economía? No deja de asombrarme la estupidez de los electores en nuestros países que deciden el camino del desorden, del caos y de la mediocridad y condenan a sus habitantes a no tener el futuro promisorio que merecen.

Ese tren va a pasar una vez. Gustavo Petro en Colombia y la dirigencia peruana, pues aún no se sabe que va a pasar allí, tienen una decisión que tomar. O se montan y generan inmensa riqueza para ambos países y para su su ciudadanos o lo dejan pasar para satisfacer su ego ideológico o su falta de decisión política. ¿Qué creen? Perú si y Colombia no.

Seguir leyendo:

Biden y AL, dos años después

Populistas, violencia y democracia

El síndrome del dictador

Related posts

Arequipa: el pronóstico del clima para este 28 de enero

Vasco da Gama, de visitante, derrotó 2-0 a Portuguesa-RJ

Nueva ola de persecución a opositores y periodistas de la dictadura de Nicolás Maduro